Buscar este blog

jueves, 29 de diciembre de 2016

Eboka Restaurante, Málaga

Málaga capital cuenta cada día con mejores locales para comer bien y salir satisfechos y Eboka es buena prueba de ello. Inaugurado el pasado verano, se ha convertido en poco tiempo en un referente de la gastronomía de la capital de la Costa del Sol y es que su alma mater, Antonio Fernández sabe de esto un rato ( recientemente ha sido nombrado mejor sumiller de Málaga 2016).



Antonio ha ido evolucionando desde que empezó en la Escuela de La Consula y el restaurante familiar Nerva, pasando por Dom Vinos hasta llegar a Eboka, un local pensado para triunfar. Desde la decoración del local, una maravilla de Sofia Ramiro hasta su cuidada carta, el trato de los camareros, la calidez y profesionalidad de Antonio con todo lo que hace, la variedad de vinos, su cerveza artesanal... Todo cuidado hasta el más mínimo detalle para satisfacer al cliente. Aquí tenéis mi experiencia en Eboka.

La carta de Eboka es variada y tiene muchos platos del recetario tradicional con un toque moderno, además de las sugerencias de la semana. Los postres también merecen la pena si te queda hueco y carta de vinos es amplísima y acertada. Antonio es un magnífico sumiller y te sorprenderá con sus aportaciones.

Para empezar probamos la cerveza artesanal Eboka, elaborada artesanalmente por 84 brewers. Muy fresca y suave pero os ha de gustar este tipo de cervezas donde se nota mucho el gas.
El foie micuit hecho en casa, reducción de p.x, pasas y vainilla es ideal para iniciar la comida y compartirlo en mesa.


Habiendo porra antequerana en la carta tenía que pedirla así que probamos una tapa. Muy rica aunque noté demasiado verde por encima. si me gustó más el añadido del  atún marinado.  La ensaladilla rusa de gambas y ventresca de atún napada de mayonesa de oliva me pareció muy suave y es un acierto seguro.

Como queríamos probar muchas cosas, también pedimos tapa de ensalada de rúcula, dados de aguacate y pulpo con emulsión de mostaza y erizos. Muy sabrosa y fresca.


Cada semana hay diferentes sugerencias que debéis tener en cuenta cuando vayáis, como las alubias verdinas con almejas que probé. Sabor potente para un plato muy calorífico, ideal para un día de frio. 

El ajoblanco con helado de Málaga fue quizás lo que menos me gustó y así se lo hice ver a Antonio. No noté sabor y me pareció un plato sin mucha gracia. No me recordó al ajoblanco tradicional malagueño.

Los fideos tostados con langostinos y gratén de su coral estaban riquísimos, perfecto en sabor y cocción. 

La cuenta ascendió a 50 euros dos personas sin vino, que por cierto, aquí los hay muy muy buenos. Un lugar para repetir y probar muchos más platos de su cuidada carta de cocina tradicional con guiños actuales. 




Como llegar
Calle Pedro de Toledo, 4, Málaga. Teléfono: 952 12 46 71

No hay comentarios: