Buscar este blog

jueves, 15 de diciembre de 2011

Bodegas Mezquita. Córdoba

Como sabéis la intención de este blog es daros a conocer buenos sitios donde llenar el estómago y salir satisfechos, viajéis mucho, poco o no salgáis de vuestra ciudad. Hoy os traigo otro buen lugar para visitar en Córdoba lleno de tradicion, sabor y buen trato. Recomendado por un blogger de confianza me fui a probar la cocina de Bodegas Mezquita, un lugar de cocina tradicional muy conocido en la ciudad de los califas.



La situación de Bodegas Mezquita es excelente y no tiene perdida, justo al lado de la Mezquita, en la calle Cespedes 12 (Tlfno: 957107859)  es un local  amplio, de decoración acogedora y típicamente cordobesa que ofrece " tapas con solera" con un servicio amable y eficaz. Además tienen otro local en los alrededores de la Mezquita, en calle Corregidor Luis de Cerda 73.
El ambiente es de taberna más que de restaurante en sí ya que no hay mesa y mantel sino mesitas de madera que le dan un aire informal y desenfadado a la comida. En sitios de este tipo lo mejor es pedir platos y compartirlos para disfrutar así de su amplia carta de cocina tradicional cordobesa.





Como me habían hablado muy bien y tengo una fijación incomprensible, no tuve más remedio que pedir el salmorejo para probarlo. En general en toda Córdoba lo hacen muy bueno, no en vano es unos de sus platos más característicos pero aquí es verdad es que lo hacen riquísimo, suave y con mucho acompañamiento, como a mi me gusta.

También pedimos unas berenjenas con miel bastante aceptables y un plato de jamón del valle de los Pedroches que me desilusionó por completo. Después de pagar 19 euros por la ración tendría que venir un jamón en condiciones. ¡¡ En este plato la calidad precio falló de manera estrepitosa!!




El jamón falló estrepitosamente

La sopa de picadillo para los niños estaba excelente, con ese sabor casero de antes que es difícil hoy en día encontrar en un restaurante. Y Seguimos compartiendo platos, que aquí es la mejor forma de disfrutar, y probamos unas berenjenas con miel bastante aceptables.

Tengo que confesaros que las croquetas de rabo de toro estaban excelentes, cremosas y con un sabor muy suave. Probadlas porque merecen la pena. Y para rematar optamos por un plato de huevos rotos con chorizo muy bien presentado y bastante abundante.



Riquísimas croquetas de rabo de toro

Huevos rotos con chorizo

Mención especial merecen María y Cristina, las camareras que nos asignaron y que derrocharon simpatía, magnífica atención y profesionalidad en todo momento. Estar atendidos así es un placer y muchos que dicen ser profesionales de esto deberían de aprender que para trabajar de cara al público hacen falta ganas, simpatía y buen hacer.

Resumiendo, un lugar con una cocina tradicional basada en los productos de la tierra con un excelente resultado y con un precio medio bastante ajustado ( unos 15-20 euros por persona). Muy recomendable para una comida informal a base de raciones de calidad.


Bodegas Mezquita, calle Céspedes 12( junto a la Mezquita). Tlfno: 957107859

martes, 29 de noviembre de 2011

Taberna Sociedad de Plateros, Córdoba

Una de las razones por la que me encanta Córdoba es, además de por sus monumentos, su rica historia, sus plazas y su animación, es por su excelente gastronomía. Si algo caracteriza a esta ciudad es la tradición del buen comer y es visita indispensable para todos los amantes de la buena cocina tradicional andaluza.

Exterior de la Mezquita

Para esta escapada llevaba bien señalados los locales que quería visitar y uno de ellos ha sido un clásico de la ciudad, Taberna Sociedad de Plateros, un local que ofrece cocina tradicional cordobesa desde hace más de 130 años y cuya especialidad es el bacalao cocinado de muy diversas formas. Muy activos en las redes sociales, les prometí una visita y no pude faltar a la cita.

Sociedad plateros abrió al público allá por el 1868 y actualmente cuenta con varios restaurantes repartidos por la ciudad. La taberna que hemos visitado lleva sirviendo comidas a los cordobeses y visitantes desde 1930.
Su encargado, Manolo Bordallo es un derroche de profesionalidad, energía y simpatía, y junto a  todo su equipo hace que te sientas como en tu casa con un servicio eficiente y profesional.
Una larga lista de personalidades han pasado por esta taberna y tengo que deciros que precisamente durante mi visita, en uno de los salones privados estaba almorzando un importante político de nuestro país...

Manolo Bordallo

Interior de Taberna Plateros
El local está a un paseo de la Mezquita, cerca de la Plaza del Potro por lo que no es difícil encontrarlo.
Calle María Auxiliadora 25. Teléfono de reservas: 957470304
Su completa web: http://www.sociedadplateros.com/

Os dejo su ubicación exacta en el mapa:


Ver mapa más grande

El amplio local cuenta con una decoración típica de taberna tradicional y es ideal tanto para una comida en grupos como para ir con los amigos e incluso apto para niños pequeños debido a su amplitud. Tiene varios ambientes, salones privados para reuniones, celebraciones, bodega propia, días con música en directo y hasta exposiciones de arte temporales. Y gran un patio interior al aire libre donde se poder disfrutar de una agradable comida y del buen tiempo si la climatología lo permite.

Patio interior
Como os digo la carta cuenta con más de 20 variedades de bacalao, su especialidad, además de platos de la cocina tradicional cordobesa como su famoso salmorejo, el rabo de toro, flamenquín, callos, croquetas, carnes y pescados etc…. Además cuenta con una amplia carta de vinos finos, blancos y tintos.

Salmorejo


Como iba con ganas de probar bacalao, la especialidad de la casa, pedimos varios platos para compartir entre los que se encontraban el potaje de bacalao con garbanzos, sabroso y con un sabor de los de antes, un bacalao con pisto que noté excesivamente salado y una lasagna de bacalao con berenjenas que me entusiasmó por su sabor y textura. Me sorprendió mucho y aconsejo que la probéis.

Potaje de garbanzos con bacalao

Bacalao con pisto

Estando en Córdoba no podíamos dejar de probar el salmorejo,  el plato estrella de la cocina tradicional cordobesa y uno de mis preferidos. Me pareció suave y de textura muy conseguida.
Como no le hacemos ascos a casi nada en la cocina también quisimos probar el flamenquín, un clásico con mucha fama en toda la provincia de Córdoba. También me gustó a pesar de que no es nada ligero.. Y para variar un poco, ví que los chanquetes eran muy demandados así que decidimos probarlos pero tengo que decir que como los de Málaga….. los noté demasiado fritos y crujientes.

Lasagna de bacalao y berenjenas. Excelente

Un clásico de la cocina cordobesa: el flamenquín.

"Chanquetes Cordobeses"

Con sus correspondientes bebidas la cuenta ascendió a menos 50 euros por lo que la relación calidad-precio me pareció más que interesante para ser un restaurante de mucha tradición en la ciudad. Un lugar a tener muy en cuenta si visitáis  Córdoba.
En Taberna sociedad Plateros encontraréis buen ambiente y precios ajustados, un gran trato y una cocina tradicional andaluza sin florituras pero de excelente resultado.

¿Donde está Dios?

Si queréis saber más de mis viajes os espero en mi blog, myguiadeviajes y en mi página de Facebook!

jueves, 17 de noviembre de 2011

Restaurante Blue, Amsterdam

En nuestra reciente visita a los Países Bajos hemos hecho una rápida parada en la animada y liberal Amsterdam y hemos podido disfrutar de un restaurante de altura, Blue. Un lugar con una vistas preciosas de la ciudad donde ofrecen cocina internacional de buena calidad.
Aquí su web: http://www.blue-amsterdam.nl/ 

 

Situado en el centro de la ciudad, en la última planta del centro comercial Kalvertoren (calle singel 457) el local de diseño minimalista y ultra moderno es una buena opción para hacer un alto en el camino y almorzar con vistas a la ciudad.
Por cierto, justo al lado de la entrada al centro comercial podéis probar unas de las patatas fritas más famosas de la ciudad en Vleminckx. Nada menos que desde 1887 llevan sirviendo sus famosas patatas en cartuchos.






Como os digo, en Blue podréis divisar la ciudad en 360 grados gracias a sus grandes cristaleras y ya sea de día o de noche, la experiencia os resultará muy interesante.
El tipo de cocina es internacional y podemos decir que de poca elaboración. En su carta encontramos platos como el sandwich, la hamburguesa, algo de pasta, ensaladas, croquetas.... No hay muchos platos donde elegir por lo que la decisión de qué tomar no se alarga.

También cuenta con una buena carta de bebidas así que la opción de subir a tomar una copa de noche es más que recomendable.

Os dejo algunas fotos de los platos que pedimos en nuestra mesa. Yo pedí una hamburguesa cuya carne estaba realmente sabrosa. Venía acompañada de patatas fritas ( un clásico en Holanda) y algo de ensalada. La verdad es que me dejo bastante satisfecho.
Mis compañeros bloggers también dieron buena cuenta de todo lo que pidieron así que sus platos supongo que también estaban ricos ( de hecho allí nadie se quejó).









Su eslogan " Eat, Drink, Views" dice muy claro que su fuerte son las vistas, a pesar que la comida de corte internacional es de bastante calidad. No esperéis platos muy elaborados y sofisticados que no los hay, sólo comida sencilla con buenos productos.
Un lugar muy recomendable si visitáis Amsterdam para una comida ligera, beber algo y disfrutar con la ciudad a tus pies.  



¡¡Si te gusta viajar te espero en myguiadeviajes, mi página viajera!!

sábado, 5 de noviembre de 2011

Restaurante Bazar, Rotterdam

Recién llegado de otro viaje que me ha llevado por los Países Bajos vengo a contaros como ha ido mi experiencia gastronómica en Holanda. Como no podía ser menos nos han llevado a comer a buenos y renombrados restaurantes de calidad. Tengo que dar las gracias desde aquí a la oficina de Turismo de Holanda y a Easyjet que han hecho posible este viaje y en el que nos han tratado de maravilla, todo hay que decirlo. Si queréis saber más sobre mi reciente viaje os invito a pasaros por mi blog myguiadeviajes, donde estoy relatando lo acontecido en el mismo.



 En general tengo que deciros que, a pesar de haber estado antes en el páis y haber probado algunas de sus especialidades como la sopa de guisantes o el pancake, me ha dejado un sabor agridulce y no ha colmado mis expectativas, culinariamente hablando.
Holanda es un crisol de culturas, de etnias y al haber tenido tantas colonias repartidas por el mundo tienen influencias de muchos países. Esa variedad abre un gran abanico de posibilidades culinarias y por el país hay repartidos cientos de restaurantes de variados rincones del mundo, desde Oriente Medio hasta el sudeste Asiático. También hay que decir que tienen platos propios pero no veo esa calidad en la cocina que hay en otros sitios de Europa.

No puedo dejar de hablar de la desesperante lentitud en muchos de los lugares en los que hemos comido. Según me cuentan, está incluso mal visto que te sirvan muy rápido. La verdad no estoy acostumbrado a esperar entre plato y plato 30 minutos o que una cena dure más de 2 horas.
Como todas las costumbres que encuentro cuando viajo, no hay otra cosa que respetarlas aunque le choquen un poco a un españolito de a pie como yo.

Decoración de Bazar

Vamos a hablar del primer restaurante que visitamos en la moderna Rotterdam, el restaurante Bazar, un local de cocina exótica que mezcla cocinas de países del norte de África, Turquía y Oriente Medio.
El restaurante es muy conocido en la ciudad y está siempre ambientado y lleno hasta los topes. Como digo, por aquí gusta mucho este tipo de cocina exótica y disfrutan probando distintas cocinas del mundo.

Ubicado en una de las calles más concurridas de la ciudad, Whitte de Withstraat 16, cuenta con una decoración acertada que te transporta irremediablemente a países lejanos,  y donde destacan su múltiples lámparas multicolores. Mesas de madera algo curtidas y una cubertería exótica le terminan de dar ese toque tan auténtico al local.
La carta cuenta con platos como el cous cous,  el cordero, salmón, kebab, falafel y muchas especialidades turcas, marroquíes y de oriente medio.

Panes

Al ocupar nuestros asientos nos han ido sirviendo algunos platos variados de lo más representativo del restaurante. Me ha costado saber incluso lo que comía, cosa que hizo la comida mucho más divertida. Entre otras especialidades hemos probado humus o crema de garbanzos, arroz envuelto en hojas de parra , distintas cremas para untar que no logré descifrar, todo acompañado con sus correspondientes panes.






También probamos típicas patatas con mayonesa ( un clásico en Holanda), y platos con salchichas, rollitos variados rellenos de especias, alitas de pollo a la brasa... La verdad es que todo estaba bastante rico, exceptuando algún sabor que mi paladar no logró descifrar.

Plato variado

Nuestra mesa

En general me fui con buen sabor de boca de este restaurante étnico de cocina fusión del medio oriente. Ambientado, buena cocina y no tardan demasiado en traer los platos. Si os pasáis por esta ciudad llena de rascacielos es una buena opción para probar distintas especialidades de la cocina de Oriente Medio y norte de África.

Ya seguiremos hablando de la "Holanditis" que he sufrido estos días y de los restaurantes que he podido probar durante mi viaje a los Países Bajos. Cuidaros y no dejéis de comer bien, vuestro cuerpo y mente os lo agradecerá.

martes, 25 de octubre de 2011

Comer en Estocolmo: Restaurante Östgötakällaren

Hoy toca hablar de mi último viaje a tierras nórdicas y de las delicias que pude probar por el norte de Europa. Os tengo que decir que comer en Estocolmo, como casi todo en esta ciudad, es bastante caro.
En mis viajes frecuento lugares de comida rápida donde se come mal y pronto ya que el tiempo del que dispongo es limitado. A pesar de esto, me gusta también comer de mesa y mantel ya que mi cuerpo no aguanta tanta comida basura seguida...


Vista de Estocolmo

Son comidas pausadas, que disfruto mucho, y donde intento entender por medio de la gastronomía, cómo es el país en el que estoy. No entiendo un viaje sin probar la gastronomía local ya que para mi es parte de la cultura y una forma de entender un pueblo.    

El restaurante Östgötakällaren está ubicado en la isla de Södermalm, un barrio junto al casco antiguo que se ha convertido en un icono de la vanguardia y la modernidad. Es lo más cool que hay en Estocolmo y todo el mundo quiere vivir por esta zona llena de ambiente, tiendas, bares y restaurantes.

Situado en la calle Östgötagatan 4, ofrece comida sueca de alta calidad de precios medios si lo comparamos con la vida en Estocomo. Una decoración clásica, luces tenues y un ambiente muy agradable, es también un buen lugar para tomar una copa ya que su carta ofrece multitud de bebidas de todo tipo, desde aperitivos a multitud de vinos
Su comedor está genialmente decorado con objetos antiguos y su terraza ideal para una copa si la temperatura lo permite.







El ambiente es agradable, acogedor y no ví ningún turista salvo nosotros, lo cual siempre es buena señal( siempre busco luagres donde comen los locales). El  servicio me pareció amable y correcto y hasta se interesó por la actual situación financiera de nuestra España querida.
 Lo que sí noté es una cocina muyyy lenta. Durante mi viaje he comprobado que en los restaurantes no andan con prisas y te van sirviendo los platos con demasiado lentitud. Estoy acostumbrado a mayor diligencia en el servicio.

La carta cuenta con platos de la cocina sueca e internacional. Para que os hagáis una idea podréis probar una  pierna de cerdo asada, los caracoles gratinados, arenque con patatas hervidas, cordero con mousse de queso fetta o salmón ahumado con huevas y langostinos.

Nosotros vamos sobre seguro y para empezar probamos una ensalada de tomate y mozarrela con aceite de basilisco y cebolla roja ( llámese caprese) realmente deliciosa. Un plato simple pero que tenía un toque especial.
Después pedimos para compartir una sopa de pescados y mariscos de temporada que me pareció espectacular. Abundante y muy sabrosa, sus ingredientes eran frescos y estaban cocinados en su punto. Me encantó.
Y después una hamburguesa a la parrilla con queso brie, bacon, mayonesa de dijon y pepinillos que resultó ser una de las carnes de ternera más ricas que he probado en mucho tiempo. Fue un plato que me sorprendió. 10 en calidad. 
Los platos eran abundantes asi que fue más que suficiente para cenar dos personas. Acompañamos la comida con cerveza Grolsch por lo que la cena de 3 platos y 3 cervezas salió por 58 euros: ¿ que os parece el precio?


Simple pero riquísima

De las mejores carnes que he probado


Exquisita sopa de mariscos
 Lo dicho, si visitáis la encantadora Estocolmo, cosa que os recomiendo, ya sabéis un lugar donde salir satisfechos y con precios medios para lo que es esta ciudad. No dudéis en pasaros por este acogedor local de comida sueca situado en el barrio de Sodermalm. Saldréis igual de felices que salí yo. Y un consejo más: tomaros un digestivo por los múltiples locales de la animada Gotgatan. Os sentará de maravilla.

Si quieres saber más sobre mis viajes puedes visitar Myguiadeviajes y mi página en Facebook. Te espero.

sábado, 1 de octubre de 2011

Restaurante El Morata, Málaga

 Hoy os  traigo una de pescadito frito Malagueño, de un lugar donde hay calidad, pescado y marisco fresco y donde a buen seguro váis a disfrutar de una excelente gastronomía marinera.
Os estoy hablando de un histórico del barrio de Pedregalejo, El Morata, un veterano local con muchos años a sus espaldas y donde hemos podido disfrutar recientemente de una cena típica malagueña.




Almejas de la bahía

Hemos asistido como participantes al V encuentro de bloggers de viajes en Málaga ( TBMAGP) y el  área de Turismo ha tenido a bien invitarnos a una cena típica de pescadito malagueño en Morata, en el barrio de Pedregalejo.
Dirección: Paseo Marítimo del Pedregal 13. Tlfno: 952 292 645. Precio medio: entre 20-30 euros.


Como conozco la zona muy bien, supe que íbamos a cenar de maravilla en este lugar y no me equivoqué.
El local es sencillo y cuenta con un salón y una terraza junto al paseo marítimo, ideal en noches de verano.
 La carta cuenta con todo tipo de pescados y mariscos, teniendo especial importancia el pescadito de la bahía y algunos mariscos: espetos de sardinas, boquerones, calamaritos, adobo, rosada, conchas finas, almejas, coquinas, gambas... Una sinfonía de platos del mar que hicieron las delicias de los blogueros presentes.


Conchas finas en salsa

Sardinas

Vamos a menú cerrado, y todo son raciones para compartir pero es una forma de comer que me encanta. Estoy más que acostumbrado a comer este tipo de comida pero no me canso nunca!!

Para empezar probamos unas almejas salteadas bastante ricas, una simple ensalada de tomate aliñado y unas gambas cocidas de la bahía que me resultaron excelentes en coción y sabor. También nos traen unas conchas finas en una salsa que sabían demasiado a kepchup. Fue el plato que menos me gustó.

Después, como no podía ser menos, un plato típico malagueño, el espeto de sardinas. Para quién no lo sepa, el espeto se cocina en una pequeña barca con una base de arena y fuego de leña a la temperatura justa.. Las sardinas se ensartan en una caña y se colocan a la debida inlinación junto al fuego. El resultado es una sardina hecha al fuego pero con la carne en su punto. Delicioso.


Calamaritos

Continuamos con unos calamaritos fritos ( también llamados puntillitas), plato muy solicitado en la costa y que nunca falla, adobo frito de sabor suave y, como no, unos boquerones fritos que no pueden faltar en una mesa marinera malagueña.
De postre cada cual pidío lo que quiso y yo decidí probar helado de turrón traido de Lauri, una de las heladerías con más solera de Málaga.
El servicio estuvo atento y fue eficaz, no se puede pedir más.
Adobo

No podían faltar los boquerones

Tengo que deciros que la cena estuvo perfecta. La compañía, la conversación viajera y la cálida noche se septiembre hicieron el resto, por lo que la velada fue excelente. Espero que mis colegas bloggers se lleven un buen recuerdo de esta cena típica malagueña.
Y si alguno de ustedes van a probar este restaurante junto a la playa, no duden en contarme su experiencia para mejorar este blog gastronómico.

¡¡Hazte fan en Facebook!! Ya somos casi 300. ¿Nos ayudas a seguir creciendo?    

domingo, 4 de septiembre de 2011

Casa Nacho González, Ruente. Cantabria

Siempre que como bien en un lugar me gusta recordar y recomendar el restaurante a amigos y seguidores del blog para que ellos disfruten como lo hice yo ( ese es uno de los objetivos del blog).  Y en Casa Nacho, en Ruente, disfruté de lo lindo con su cocina y su buen trato por lo que no dudo ni un momento en recomendaros que lo visitéis si andáis por tierras cántabras.



Camino de los Picos de Europa y en pleno Valle del Saja, concretamente en Ruente (calle Ruente nº 1, Teléfono: 942 70 91 65) podemos encontrar esta maravilla de restaurante ubicado en una gran casona de piedra.
A pie de carretera, el local está recomendado por las guías Michelín, Repsol y Campsa y ofrece cocina clásica y tradicional Cántabra con unas materias primas de altísima calidad.
Al entrar y ver a Nacho cortando jamón de pata negra y con música andaluza de fondo ya me hizo pensar que iba a gozar de lo lindo en este lugar. Y así fué.






En el comedor decorado en forma rústica tuvimos la suerte de probar algunos exquisitos platos locales que me dejaron un gran sabor de boca. Como entrantes jamón ibérico del bueno, bien cortado y mejor presentado, así como unos torreznos de jabugo fritos crujientes y sabrosísimos y unas setas perrochico con huevo frito, especialidad de la zona. 






Después, probamos un excelente Cocido Montañes, con su correspondiente acompañamiento de morcilla, tocino, panceta y chorizo. Calorífico y que levanta al más pintado. Sobre todo en época de frío, este plato llena y calienta el estómago de forma formidable.






Para terminar un solomillo de ternera tudanca ( variedad de ternera cántabra muy solicitada) que se deshacía en la boca. Tremendo el sabor de esta carne. Para acompañarlo un típico pimiento asado y unas patatas. Un plato simple al que no le hace falta más ya que la ternera es la gran protagonista del mismo.






Y para rematar la faena, una torrija con mermelada de naranja y chocolate que hizo las delicias de los más dulceros.
Me fui de Casa Nacho González con la sensación de haber probado una cocina simple pero exquisita, y haber recibido un servicio impecable y amabilísimo. Repetiré con más tranquilidad cuando vuelva a Cantabria porque merece mucho la pena. ¡No os lo perdáis!



Para saber más sobre mis viajes me tienes en Facebook, Twitter y Youtube. ¡Hazte seguidor!