Bar Nito, Fregenal de la Sierra ( Badajoz)

Entrar a un bar y comprobar que está repleto de vecinos del lugar comiendo es el mejor síntoma para saber que uno va a comer bien, o al menos de que a la gente del pueblo o del barrio les gusta lo que allí cocinan. Y eso es mucho cuando uno viaja como forastero y no sabe donde va a saciar el apetito.

Esa sensación tuve al entrar en Bar Nito, un pequeño bar - restaurante de la localidad pacense de Fregenal de la Sierra, en plena ruta del Jamón ibérico Dehesa de Extremadura.
Un local modesto y sin pretensiones, pero muy frecuentado, donde la gastronomía extremeña ( jamón y carnes a la brasa y demás productos que da esta tierra) cobra protagonismo y donde se puede disfrutar y entender mejor la cultura del jamón.

Para empezar es curioso la forma en que Nito corta el jamón ibérico, sin necesidad de tabla que lo sujete. Un personaje que corta entre 500 y mil jamones al año ( algo así como 25.000 jamones habrá cortado este hombre en su vida) con esta curiosa técnica que le ha valido para ganar varios premios, recibir la visita de bastantes famosos y ser casi una "celebridad" de la gastronomía de la zona.
video

Su queso sudado y su jamón de pata negra recién cortado son imprescindibles para ir abriendo boca como dios manda. Impresionantes.



Una vez probados los aperitivos de esta bendita tierra nos traen más platos para compartir: prueba de adobo de chorizo y prueba de adobo de salchichón, dos platos muy típicos en las matanzas que sirven para saber si el aliño está en el punto adecuado para hacer estos dos manjares ibéricos. Ambos me sorprendieron y me encantaron.
Prueba de adobo de chorizo
Prueba de adobo de salchichón
También probamos un delicioso revuelto de espárragos y otro de gurumelos, una seta muy apreciada que se da en el lugar. Ambos están para chuparse los dedos. 

Seguimos con un poco de abanico ibérico a la brasa ( una parte del cerdo que proviene de las costillas), una delicia que nos hace darnos cuenta lo sabroso y rico que es este animal. Y para acabar ( no entiendo muy bien porque al final) nos ponen un potaje de garbanzos, hecho a fuego lento con algunas partes del cerdo y otras carnes. Algo realmente exquisito que ruego probéis ( reconozco que el cuchareo me pierde).


Aunque no lo probamos, también es muy popular en este local el plato campero ( 7 euros) compuesto por carne ibérica, jamón, huevo, morcilla, tomate y patatas fritas. Contundente como veis.

Después de tan copiosa comida nos traen algunos dulces típicos de la zona para rematar un almuerzo que se quedará grabado en mi memoria gastronómica, esa que tanto uso y que tan feliz me hace. Y es que Bar Nito se ha ganado un lugar en mi corazón....

Si quieres saber más sobre mi viaje por la ruta del Jamón dehesa de Extremadura, pásate por mi blog de viajes. 

Comentarios

Hambre de Viaje ha dicho que…
Precioso pueblo donde se come de miedo! Nosotros acabamos de volver y estamos encantados. Aquí os dejamos nuestra experiencia por si os apetece echarle un vistazo. Un saludo!
http://hambredeviaje.blogspot.com.es/2016/04/fregenal-de-la-sierra-tradicion.html

Entradas populares