Buscar este blog

martes, 21 de febrero de 2012

Olde Hansa, gastronomía medieval en Tallin

 Hoy os traemos una de las experiencias culinarias más originales que hemos probado durante nuestros viajes: gastronomía medieval en una ciudad de cuento como Tallin, la bella capital de Estonia.Y el lugar indicado ha sido el afamado y concurrido restaurante Olde Hansa, un lugar que ha sabido guardar la esencia y la gastronomía de la Edad Media y que nos ofrece una amplia variedad de cocina no apta para estómagos delicados.


En mi canal de youtube tenéis el video que grabé en Olde Hansa.



El local, situado junto a la Plaza del Ayuntamiento, está ubicado en una casona del siglo XVI y está perfectamente decorado para que uno se sienta y coma como hace cientos de años. Todo está muy bien montado: camareros con trajes de época, robustas mesas y sillas para comer, vajilla acorde a un festín medieval, la carta de comidas, baños perfectamente montados, cuadros, detalles.... todo está preparado para que te sientas como en la Edad Media. Llegan a atraer a los comensales soplando un cuerno y gritando en voz alta, al más puro estilo de la época..
Por supuesto que la comida, la más calorífica y pesada que he probado nunca, está acorde al gran montaje que supone este restaurante que siempre está hasta los topes. Tienen la carta en varios idiomas, incluido el español y nos costó dios y ayuda decidirnos porque los platos, su forma de cocinarlo y los ingredientes que usan son de los más variopinto: oso, salmón, cerdo, pato... acompañados de una amplia variedad de verduras básicas y frutos del bosque.



Para empezar nos decidimos por un entrante que traía lengua de jabalí y diversos salsas, paté y queso para untar. Sabores distintos sin duda, al que mi paladar no está acostumbrado. Lo más difícil de digerir fue la lengua y una especie de picadillo ( eso de color anaranjado) de hígados realmente amargo...  El pan con nueces con el que venía acompañado estaba tan rico que repetimos para poder con ese plato de entrantes.



Pan casero con frutos secos
Como platos principales un pierna de cerdo ( no entera claro) al horno con sirope de cerveza que estaba muy jugosa. Me extrañó el color tan negro de la corteza pero tenía muy buen sabor y era una ración realmente generosa. Venía acompañada de maíz frito, pepinillos, algo parecido al membrillo y salsa amarga. También pedimos un plato de salchichas de alce, oso y reno acompañado de frambuesas, maíz, mermelada, membrillo ( o algo parecido de sabor dulzón). Fuertes de sabor y muy compactas, mi paladar no pudo diferenciar ni el oso, ni el reno ni el alce. Todo está muy especiado y cae en el estómago como una losa pero está bastante rico.

Pierna de cerdo al horno con sirope de cerveza
Salchichas de reno, oso y alce

Y para beber hay buena carta de vinos aunque algo caros a mi entender y varios tipos de cerveza ( probamos a la hierba y a la canela, muy ricas). No pedimos postres y no me imagino lo pesados que pueden llegar a ser....
El servicio es una delicia a pesar de que tardan una barbaridad en traer los platos ( ignoro si en el medievo era normal tanta espera). Hablar con las dulces y bellas camareras perfectamente ataviadas y dejar que nos aconsejaran fue de lo mejor que nos pasó ese día....
Por cierto, que si a uno se le antoja el cubierto, la taza, el plato o los trajes de los camareros se lo puede llevar a su casa. En la tienda que hay a pocos metros se vende de todo lo relacionado con Olde Hansa y el medievo.
Si os digo que el almuerzo nos mantuvo todo el día no os engaño en lo más mínimo...

El precio ronda los 35 euros por persona pero el lugar, por curioso y tradicional, merece la pena visitarlo. ¿ Cuando tendré la oportunidad de volver a vivir una experiencia gastro-medieval? Lo ignoro pero para la próxima ocasión llevaré almax preparado....


Los baños son una pasada
Dependienta
- Olde Hansa, Vana Turg 1. Tallin. Precio medio: 35 euros por persona.
Aquí la fantástica web de Olde Hansa.

2 comentarios:

maribel dijo...

Hola Fran de verdad una ciudad de cuento, las fotos nos muestran platos dignos de los compañeros de Srek, jejeje, tienen un aspecto estupendo, aunque anoto que no para estómagos delicados, no.
Estos locales tienen el interés de sumergirnos en el ambiente de época, y creo que después de pensar en ese pan con nueces, creo que ya es hora de cenar....
Un abrazo ;-)

Fran dijo...

Hola Maribel, he de reconocerte que a mi me costó un poquito digerir tanta comida por lo pesada que es y algunas cosas no convencieron a mi paladar. No por malo sino por no estar acostumbrado a estos sabores..Eso sí, el pan maravilloso!!!
Si comían así en el medievo debían de tener unos estómagos de hierro... Probadlo si tenéis ocasión y ya me contaréis....
Un abrazo