Buscar este blog

viernes, 16 de abril de 2010

Restaurante Sirocco, Bangkok: tocando el cielo

De mi gran viaje a Tailandia me traje muy buenos recuerdos y uno de ellos es sin duda una cena en este restaurante en las alturas de Bangkok, y la experiencia fue maravillosa. El lugar es único, el ambiente espectacular, las vistas impactantes y la cuenta, muy alta.

http://www.lebua.com/bangkok/dining/sirocco/


Impresionantes vistas de Bangkok desde el piso 63.

Localización:

El restaurante-bar Sirocco está situado en el Lebua at State tower, hotel de lujo cerca del río Chao Praya. Concretamente en el 1055 de la calle Silom.
En el piso 63 de este impresionante hotel está este restaurante que está magníficamente montado. Nada más salir del ascensor y dirigirte hacia la gran terraza donde está ubicado el restaurante te das cuenta de la grandeza del lugar.

El Hotel Lebua, Bangkok.

Está prohibido el pantalón corto y las chanclas, por lo que aconsejo ir medianamente bien vestido o no te dejarán pasar.
Yo reservé la cena un mes antes desde España en la página web del hotel y tuve que confirmar 48 horas antes mi asistencia.
Sin duda es uno de las cenas más espectaculares y románticas que he tenido en mi vida.

La cúpula y la escalera iluminada.
Ambiente

El ambiente que se respira allí arriba es simplemente espectacular. El restaurante al aire libre estaba lleno, gente guapa, música en directo con una cantante de color que cantaba soul como los ángeles y una sensación de estar en un sitio con un encanto especial. No hace nada de frío allí arriba y la temperatura era ideal. Tuvimos que esperar unos 20 minutos a que nos sentaran así que nos tomamos un aperitivo disfrutando de las vistas.

Bangkok iluninado

Decoración

El restaurante está muy bien decorado, simple pero con buen gusto, mesas muy bien montadas, columnas con luces muy suaves, una pequeña fuente y una barra iluminada semicircular al fondo del restaurante que cambia de color constantemente.
Los aseos están muy cuidados y con muchos detalles.

La carta

El restaurante ofrece comida internacional con toques muy actuales y productos de diversos lugares del planeta. Algunos de sus platos de nombre interminable son:
- Carpaccio ahumado de ternera con escabeche de camarones, mostaza y patata crujiente.
- Atún de aleta azul con verduras templadas, espárragos blancos a la parrilla, balsámico envejecido y espuma de gazpacho.
- Salmón escocés curado al hinojo con melón Charentais, espárragos de mar
y crema de oliva Niçoise.
- Langosta Termidor de Maine con espagueti al jugo perfumado de langosta al estragón.

La bodega

La carta de vinos es amplia pero muy cara. Si tomáis vino la cuenta os saldrá 30 o 40 euros más cara.

Mi experiencia

Nosotros pedimos:
- Distintos tipos de panes y mantequilla te los sirven en la mesa para empezar.
- Ensalada Sirocco con verduras salteadas , mozarella, aguacate y tomate confitado con vinagreta de balsámico.
- Cerdo Niemans envuelto en jamón de parma, con ajo asado rosa, tomates cherry, puré de manzanas, apio y jugo de cinco especias a la sidra.
- Pollo a la plancha frances de temporada al limón con setas del bosque y gratinado de fusili.
- 2 cerveza Sinhgas.
- 1 coca cola
- El agua es gratis y te van rellenando continuamente durante la cena.

Pollo francés al limón con setas y cerdo Niemans en Jamón de Parma.


Los platos están muy elaborados y muy bien presentados. La combinación de sabores está muy bien conseguida y el punto de los platos es el justo.
Nos gustó la comida pero por el precio creo que debería ser aún mejor.

Sobremesa

Después de la cena nos tomamos 2 mojitos sentados en nuestra mesa y admirando la ciudad iluminada a nuestros pies. Estaban bien elaborados, pero no como los excelentes mojitos de Cuba. Después de un rato decidimos levantarnos y terminarnos el mojito en la espectacular barra iluminada con distintos colores y colgada prácticamente en el aire. Seguimos haciendo fotos y son la 01:30 de la mañana. Somos de los últimos que quedamos por allí. Estuvimos tan a gusto que no nos queríamos marchar.


La espectacular barra va cambiando de color .

Servicio

El servicio, desde que pisas el hotel es servicial y muy atento. Desde los ascensoristas, las azafatas que te llevan al restaurante y hasta te indican cuando hay un escalón ( mind the step, sir/madam,), la pequeña recepción antes de entrar al restaurante, los camareros/as. Un servicio de lujo.

Precio

La cuenta nos salió muy cara para lo que cuesta comer en Bangkok, unos 130 euros la pareja. Pero no todos los días puedes cenar en un buen restaurante en la planta 63 de un hotel de lujo.
Para una ocasión especial o para sorprender a tu pareja es fantástico. Si la economía no te lo permite, también se puede ir sólo a tomar una copa a la espectacular barra circular. De hecho mientras cenábamos, había bastante gente que sólo estaba tomándose una copa.


Mojitos en las alturas de Bangkok

Conclusión

Un lugar muy especial para cenar en las alturas de Bangkok y que recomiendo a todo el que vaya y pueda permitírselo. Hay que pagar la situación del restaurante porque la comida, estando buena, no es ni mucho menos para estos precios.

Pero os aseguro que el recuerdo que tendréis será inolvidable.

Comida: Notable
Servicio: Sobresaliente
Ambiente: Sobresaliente
Decoración: Sobresaliente
Relación calidad-precio: Bien


Total: 8


3 estrellas. Más por el lugar que por la comida en sí.

2 comentarios:

Viajero dijo...

Yo me alojé en ese mismo hotel, en el Lebua, y cené en el Sirocco también, y la verdad es que muy bien, las vistas son impresionantes. Además, había fuegos artificiales esa noche cerca del hotel, por lo que fue aún mejor. He leido lo de que tuvo que reservar con un mes de antelación, y nosotros no tuvimos que hacerlo, desde la recepción del hotel nos lo hicieron todo el mismo día. Imagino que si eres huesped te consiguen mesa para ese mismo día. 100% recomendable, y el precio no es para tanto.

Fran dijo...

Una experiencia que no se puede olvidar verdad viajero?? Se lo recomiendo a todo aquel que pase por esta caótica ciudad!!