Buscar este blog

viernes, 13 de abril de 2012

Ksar Essaoussan, Marrakech

Esta crónica podríamos resumirla con esta frase: Un local que ofrece todo el sabor de la gastronomía marroquí en un encantador palacete restauradoHoy os traigo un restaurante de esos que no se olvidan, que merecen la pena recordar y donde comer se convierte en un ejercicio de disfrute absoluto. Os estoy hablando del restaurante Ksar Essaoussan en la Medina de Marrakech, un excelente local donde sirven cocina tradicional marroquí de una calidad insuperable. Si vais a esta ajetreada e intensa ciudad marrroquí hacedme el favor de visitarlo porque vais a salir de allí encantados ( al menos yo salí más que satisfecho!).

La situación del restaurante es la única pega ya que nos pasamos un buen rato buscándolo hasta que dimos con él, pero fue divertido. Cosa normal aquí ya que encontrar una dirección en la medina de Marrakech, y recordando la famosa película, es una "misión imposible".  

Os dejo la dirección con un plano ( orientativo) de google. De todos modos encontraréis a un camarero bien ataviado apostado en una calle cercana que os llevará por el laberinto de callejones hasta el restaurante.     
Dirección: Rue des Ksour. 3, Derb El Messaoudyenne. Teléfono: 024 44 06 32. 


Ver Ksar essaoussan en un mapa más grande

Ubicado en una antigua casa palaciega nada más llegar nos invitan a que subamos a su parte superior para echar un vistazo por la casa y la terraza. La parte alta ha sido conservada y se puede comprobar el gusto por la decoración en este tipo de inmuebles de lujo.
El local desprende estilo por todos sus poros, desde la entrada, el patio, los diferentes salones ideales para cenar de forma íntima, la decoración de los baños...

Todo lo que probamos nos resultó exquisito y se nota que cocinado con mimo. Hemos pedido el menú de 32 euros y para comenzar una copita de licor para ir abriendo el apetito. Yo me decanto por la cerveza casablanca, la cerveza del país.

Una aceitunas especiadas y muy picantes son el acompañamiento al aperitivo y después nos traen unos entrantes para compartir realmente deliciosos: crema de calabaza dulce, alcachofas, ensalada de garbanzos, ensaladilla de coliflor y patata. Todo, y digo todo, estaba para chuparse los dedos!!
Como plato principal elijo el tajine de pollo al limón, un plato delicioso que se cocina en este famoso recipiente de barro y que le da ese sabor inigualable.



Pruebo de los demás ( mala costumbre la mía) el abundante y delicioso cous cous y una pastela que estaba para chuparse los dedos. Este plato, uno de mis preferidos, consiste en un tipo de fino hojaldre relleno de cebolla, carne de pichón o pollo, perejil y almendras. Una mezcla de dulce y salado que sorprende al paladar. sin duda uno de mis platos marroquíes favoritos. De postre elegimos naranja con canela, una deliciosa forma de tomar esta fruta muy extendida por estos lares. Y para terminar ese té verde tan rico al que soy adicto...



El servicio ha resultado ser amabilísimo, atento y servicial, recomendándonos el vino a probar, un tinto del país que no estaba mal y que no recuerdo el nombre ( mala señal no recordar el nombre del vino). Tienen menús tradicionales desde 32 euros, sólo ofrecen cenas ( cierra los domingos) y aceptan pagar en euros y dirhams además de las principales tarjetas de crédito. Sin duda un lugar 100% recomendado.

Apuntad bien este nombre si vais a Marrakech porque ha sido uno de los descubrimientos gastronómicos del viaje. Os aseguro que comeréis como Dios ( o Alá) manda....

domingo, 1 de abril de 2012

Restaurante Dar Ennassim, Marrakech

En nuestro reciente viaje a Marrakech hemos tenido la suerte de visitar uno de los mejores restaurantes de esta gran ciudad marroquí, reconocido recientemente con la medalla de oro de la Academia culinaria de Francia. Os estoy hablando de Dar Ennassim, restaurante que dirige el reconocido chef Fabrice Vulin, poseedor de dos estrellas michelin por La chévre dór . Y a este pobre que suscribe, que no está acostumbrado a tanto lujo ( para que nos vamos a engañar), podéis imaginaros la ilusión que le hizo y como disfrutó de una velada inolvidable en un entorno tan espectacular. 

Entrada a Dar Enanssim

Dar Ennassim está ubicado en el complejo hotelero más importante de Marruecos, Palmeraie Hotels &  Resorts, un impresionante complejo situado al norte de la ciudad que cuenta con 6 hoteles de lujo, 11 restaurantes, el spa más grande de Marrakech o Nikki Beach, el bar piscina más chic del norte de Africa. Sin duda la zona más elegante de la ciudad y una de las urbanizaciones más lujosas de Marruecos.
Dar Ennassim ofrece cocina francesa de autor con toques mediterráneos en un ambiente de lujo: sillas de terciopelo, fina vajilla, mesas excelentemente montadas, ambiente íntimo y un servicio impecable hacen que la velada sea un acierto seguro. 

La carta no es muy amplia y en ella podemos encontrar desde entrantes como el foie o los sorprendentes caracoles del atlas con emulsión de vino blanco a platos principales como el pato confitado, el rissotto de calamar o algún pescado como el San Pedro. Como no podía ser menos cuenta con una amplísima selección de vinos franceses y del país. 

Para empezar nos traen unos entrantes consistentes en un chupito de crema de verduras bastante sabroso. En nuestro caso hemos decidido probar, por recomendación y por ser la especialidad de la casa, la sopa de langosta con fondo de queso. Realmente exquisita, tiene una textura y un sabor que mi paladar nunca antes había probado. El queso al fondo de la sopa contrasta perfectamente con la sopa. Excelente plato, sin duda lo mejor que probé esa noche. También probamos el foie que como casi siempre es un acierto seguro. Muy conseguido.
Sopa de langosta con fondo de queso: exquisita

Como plato principal elijo carne: trozos de buey con puré de patatas. Sabrosa la carne aunque no le noté nada especial al plato. Demasiado simple a mi parecer, pero sabía lo que pedía.    
Mi vicio al hacer fotos me hizo retratar cuanto plato llegaba a la mesa pero nos viene bien para que os hagáis una idea de lo que comieron mis compañeros de cena. El pato confitado o el San pedro con caldo de marisco tienen una presentación excelente pero no lo llegué a probarlos. Y para terminar la cena nos traen un surtido de deliciosos postres marroquíes. En este país hacen los postres como nadie y sin duda son el mejor colofón a una buena comida. 


San Pedro con caldo de marisco y setas
Pato confitado
Selección de dulces marroquíes
Como véis por las fotos los platos están muy bien elaborados y excelentemente presentados. Y de sabor por supuesto que también les damos muy buena nota. 
Un restaurante de lujo en el que he podido disfrutar de alta cocina francesa rodeado de un ambiente acogedor y en el que el precio medio del cubierto ronda los 40-50 euros.  

Dirección: Palmeraie Hotels & Resorts. Teléfono: 05 24 33 43 08 . Excelente gastronomía francesa en un complejo de gran lujo en la afueras de Marrakech.