Buscar este blog

martes, 21 de febrero de 2012

Olde Hansa, gastronomía medieval en Tallin

 Hoy os traemos una de las experiencias culinarias más originales que hemos probado durante nuestros viajes: gastronomía medieval en una ciudad de cuento como Tallin, la bella capital de Estonia.Y el lugar indicado ha sido el afamado y concurrido restaurante Olde Hansa, un lugar que ha sabido guardar la esencia y la gastronomía de la Edad Media y que nos ofrece una amplia variedad de cocina no apta para estómagos delicados.


En mi canal de youtube tenéis el video que grabé en Olde Hansa.



El local, situado junto a la Plaza del Ayuntamiento, está ubicado en una casona del siglo XVI y está perfectamente decorado para que uno se sienta y coma como hace cientos de años. Todo está muy bien montado: camareros con trajes de época, robustas mesas y sillas para comer, vajilla acorde a un festín medieval, la carta de comidas, baños perfectamente montados, cuadros, detalles.... todo está preparado para que te sientas como en la Edad Media. Llegan a atraer a los comensales soplando un cuerno y gritando en voz alta, al más puro estilo de la época..
Por supuesto que la comida, la más calorífica y pesada que he probado nunca, está acorde al gran montaje que supone este restaurante que siempre está hasta los topes. Tienen la carta en varios idiomas, incluido el español y nos costó dios y ayuda decidirnos porque los platos, su forma de cocinarlo y los ingredientes que usan son de los más variopinto: oso, salmón, cerdo, pato... acompañados de una amplia variedad de verduras básicas y frutos del bosque.



Para empezar nos decidimos por un entrante que traía lengua de jabalí y diversos salsas, paté y queso para untar. Sabores distintos sin duda, al que mi paladar no está acostumbrado. Lo más difícil de digerir fue la lengua y una especie de picadillo ( eso de color anaranjado) de hígados realmente amargo...  El pan con nueces con el que venía acompañado estaba tan rico que repetimos para poder con ese plato de entrantes.



Pan casero con frutos secos
Como platos principales un pierna de cerdo ( no entera claro) al horno con sirope de cerveza que estaba muy jugosa. Me extrañó el color tan negro de la corteza pero tenía muy buen sabor y era una ración realmente generosa. Venía acompañada de maíz frito, pepinillos, algo parecido al membrillo y salsa amarga. También pedimos un plato de salchichas de alce, oso y reno acompañado de frambuesas, maíz, mermelada, membrillo ( o algo parecido de sabor dulzón). Fuertes de sabor y muy compactas, mi paladar no pudo diferenciar ni el oso, ni el reno ni el alce. Todo está muy especiado y cae en el estómago como una losa pero está bastante rico.

Pierna de cerdo al horno con sirope de cerveza
Salchichas de reno, oso y alce

Y para beber hay buena carta de vinos aunque algo caros a mi entender y varios tipos de cerveza ( probamos a la hierba y a la canela, muy ricas). No pedimos postres y no me imagino lo pesados que pueden llegar a ser....
El servicio es una delicia a pesar de que tardan una barbaridad en traer los platos ( ignoro si en el medievo era normal tanta espera). Hablar con las dulces y bellas camareras perfectamente ataviadas y dejar que nos aconsejaran fue de lo mejor que nos pasó ese día....
Por cierto, que si a uno se le antoja el cubierto, la taza, el plato o los trajes de los camareros se lo puede llevar a su casa. En la tienda que hay a pocos metros se vende de todo lo relacionado con Olde Hansa y el medievo.
Si os digo que el almuerzo nos mantuvo todo el día no os engaño en lo más mínimo...

El precio ronda los 35 euros por persona pero el lugar, por curioso y tradicional, merece la pena visitarlo. ¿ Cuando tendré la oportunidad de volver a vivir una experiencia gastro-medieval? Lo ignoro pero para la próxima ocasión llevaré almax preparado....


Los baños son una pasada
Dependienta
- Olde Hansa, Vana Turg 1. Tallin. Precio medio: 35 euros por persona.
Aquí la fantástica web de Olde Hansa.

jueves, 9 de febrero de 2012

Hotel Heure Bleue, Essaouira. Marruecos

Nuestro reciente viaje a Marruecos nos ha regalado sabores y recuerdos dificiles de olvidar ya que a la rica gastronomía marroquí se unen los sabores de la exquisita cocina francesa por lo que para un amante de la buena cocina, el destino no puede ser más adecuado.
Nuestro primera parada ha sido Essaouira, la encantadora ciudad costera cercana a Marrakech ( unas 2:30 por carretera) donde hemos tenido la suerte de visitar uno de los mejores restaurantes de la ciudad: Heure Bleue, un lujoso palacio convertido en riad que acoge unas de las mejores propuestas culinarias de la zona.
En el restaurante de este lujoso hotel de la prestigiosa cadena Relais and Chateaux hemos podido disfrutar de su cocina marroqui con toques modernos rodeados de un relajado ambiente y de un exquisito servicio.

El hotel está situado en la Medina de Essaouira y llegar a él es bastante sencillo ya que está situado cerca de una de las entradas a la ciudad vieja.


Ver Heure Bleue Palace en un mapa más grande

El patio interior en el que se puede comer si la temperatura lo permite es extremadamente elegante y acogedor, así como el comedor principal, dominado por una gran cristalera con vistas al espectacular patio. Su sabor colonial, sus mesas perfectamente presentadas, su fina vajilla, sus grandes cojines y su luz ténue le dan al comedor un aire inigualable. La música árabe en directo le termina de dar un toque intimista a la velada.
Interior del hotel Heure Bleue

Comedor
La carta ofrece platos de la gastronomía marroquí con toques muy actuales, todo en base a unas materias primas frescas y a una cuidada preparación. Podemos encontrar desde entrantes como la pastilla o la kemia de legumbres a pescado directamente traído de su hiperactivo puerto, o carnes como el pato o el cordero pasando por platos más tradicionales como el tajin de pollo o el cous cous bereber.

Como entrante nos sorprenden con una sardina en escabeche con base de pisto de tomate realmente curiosa por su sabor.. y por la cantidad de espinas que encontré. No me convenció ( ya sabéis que siempre pongo alguna pega). El foie de pato si que está realmente delicioso y viene acompañado de un bizcocho para untar que le da un toque muy original. Excelente.

Sardina en base de pisto

De primero probamos un carpaccio de salmón con lechuga y láminas de jengibre. Atrevida mezcla que me dejó una sensación agridulce ya que el jengibre en láminas no me convenció ( en algunos momentos pensé que estaba comiendo madera...). 
Carpaccio de salmón y jengibre


Como plato principal la especialidad de la casa, confit de cordero deshuesado a las especias, que me recomienda su maitre. Una verdadera delicia de plato, tanto la tierna carne como la salsa dulce que lo acompaña. Sin duda aquí saben como hacer el cordero.
También probamos el tajine de coquelet al limón y al azafrán. Realmente jugoso, es un plato típico marroquí que no suele fallar.

Confit de cordero deshuesado a las especias
Tajin de coquelette al limón
El servicio ha estado atento en todo momento y nos ha ayudado en la elección de los platos y del vino, un tinto que estaba bastante aceptable.
La carta de caldos es muy amplia y ofrece bastantes vinos del país y franceses a precios algo inflados, como todo el alcohol en Marruecos. Nos aconsejan probar Beauvallon ( unos 22 euros), un tinto afrutado de cosecha 2008 elaborado en Marruecos. No estaba mal. Y la cerveza Casablanca, una rubia muy suave a 6 euros la botella...



El precio medio del cubierto ronda los 40 euros( demasiado para Marruecos, lo sé) pero la calidad de la comida, el refinamiento y buen servicio, unido al ambiente reinante, hacen que uno se vaya de este lujoso lugar con una agradable sensación de felicidad en el cuerpo. Un restaurante de mucho lujo en una sorprendente ciudad que cada día está atrayendo a un turismo que busca alejarse de los bullicios de las grandes ciudades marroquíes.

- Heure Bleue. 2, rue Ibn Batouta.  +212 24783434 
- Para reservar hoteles en Essaouira.