Buscar este blog

martes, 25 de octubre de 2011

Comer en Estocolmo: Restaurante Östgötakällaren

Hoy toca hablar de mi último viaje a tierras nórdicas y de las delicias que pude probar por el norte de Europa. Os tengo que decir que comer en Estocolmo, como casi todo en esta ciudad, es bastante caro.
En mis viajes frecuento lugares de comida rápida donde se come mal y pronto ya que el tiempo del que dispongo es limitado. A pesar de esto, me gusta también comer de mesa y mantel ya que mi cuerpo no aguanta tanta comida basura seguida...


Vista de Estocolmo

Son comidas pausadas, que disfruto mucho, y donde intento entender por medio de la gastronomía, cómo es el país en el que estoy. No entiendo un viaje sin probar la gastronomía local ya que para mi es parte de la cultura y una forma de entender un pueblo.    

El restaurante Östgötakällaren está ubicado en la isla de Södermalm, un barrio junto al casco antiguo que se ha convertido en un icono de la vanguardia y la modernidad. Es lo más cool que hay en Estocolmo y todo el mundo quiere vivir por esta zona llena de ambiente, tiendas, bares y restaurantes.

Situado en la calle Östgötagatan 4, ofrece comida sueca de alta calidad de precios medios si lo comparamos con la vida en Estocomo. Una decoración clásica, luces tenues y un ambiente muy agradable, es también un buen lugar para tomar una copa ya que su carta ofrece multitud de bebidas de todo tipo, desde aperitivos a multitud de vinos
Su comedor está genialmente decorado con objetos antiguos y su terraza ideal para una copa si la temperatura lo permite.







El ambiente es agradable, acogedor y no ví ningún turista salvo nosotros, lo cual siempre es buena señal( siempre busco luagres donde comen los locales). El  servicio me pareció amable y correcto y hasta se interesó por la actual situación financiera de nuestra España querida.
 Lo que sí noté es una cocina muyyy lenta. Durante mi viaje he comprobado que en los restaurantes no andan con prisas y te van sirviendo los platos con demasiado lentitud. Estoy acostumbrado a mayor diligencia en el servicio.

La carta cuenta con platos de la cocina sueca e internacional. Para que os hagáis una idea podréis probar una  pierna de cerdo asada, los caracoles gratinados, arenque con patatas hervidas, cordero con mousse de queso fetta o salmón ahumado con huevas y langostinos.

Nosotros vamos sobre seguro y para empezar probamos una ensalada de tomate y mozarrela con aceite de basilisco y cebolla roja ( llámese caprese) realmente deliciosa. Un plato simple pero que tenía un toque especial.
Después pedimos para compartir una sopa de pescados y mariscos de temporada que me pareció espectacular. Abundante y muy sabrosa, sus ingredientes eran frescos y estaban cocinados en su punto. Me encantó.
Y después una hamburguesa a la parrilla con queso brie, bacon, mayonesa de dijon y pepinillos que resultó ser una de las carnes de ternera más ricas que he probado en mucho tiempo. Fue un plato que me sorprendió. 10 en calidad. 
Los platos eran abundantes asi que fue más que suficiente para cenar dos personas. Acompañamos la comida con cerveza Grolsch por lo que la cena de 3 platos y 3 cervezas salió por 58 euros: ¿ que os parece el precio?


Simple pero riquísima

De las mejores carnes que he probado


Exquisita sopa de mariscos
 Lo dicho, si visitáis la encantadora Estocolmo, cosa que os recomiendo, ya sabéis un lugar donde salir satisfechos y con precios medios para lo que es esta ciudad. No dudéis en pasaros por este acogedor local de comida sueca situado en el barrio de Sodermalm. Saldréis igual de felices que salí yo. Y un consejo más: tomaros un digestivo por los múltiples locales de la animada Gotgatan. Os sentará de maravilla.

Si quieres saber más sobre mis viajes puedes visitar Myguiadeviajes y mi página en Facebook. Te espero.

sábado, 1 de octubre de 2011

Restaurante El Morata, Málaga

 Hoy os  traigo una de pescadito frito Malagueño, de un lugar donde hay calidad, pescado y marisco fresco y donde a buen seguro váis a disfrutar de una excelente gastronomía marinera.
Os estoy hablando de un histórico del barrio de Pedregalejo, El Morata, un veterano local con muchos años a sus espaldas y donde hemos podido disfrutar recientemente de una cena típica malagueña.




Almejas de la bahía

Hemos asistido como participantes al V encuentro de bloggers de viajes en Málaga ( TBMAGP) y el  área de Turismo ha tenido a bien invitarnos a una cena típica de pescadito malagueño en Morata, en el barrio de Pedregalejo.
Dirección: Paseo Marítimo del Pedregal 13. Tlfno: 952 292 645. Precio medio: entre 20-30 euros.


Como conozco la zona muy bien, supe que íbamos a cenar de maravilla en este lugar y no me equivoqué.
El local es sencillo y cuenta con un salón y una terraza junto al paseo marítimo, ideal en noches de verano.
 La carta cuenta con todo tipo de pescados y mariscos, teniendo especial importancia el pescadito de la bahía y algunos mariscos: espetos de sardinas, boquerones, calamaritos, adobo, rosada, conchas finas, almejas, coquinas, gambas... Una sinfonía de platos del mar que hicieron las delicias de los blogueros presentes.


Conchas finas en salsa

Sardinas

Vamos a menú cerrado, y todo son raciones para compartir pero es una forma de comer que me encanta. Estoy más que acostumbrado a comer este tipo de comida pero no me canso nunca!!

Para empezar probamos unas almejas salteadas bastante ricas, una simple ensalada de tomate aliñado y unas gambas cocidas de la bahía que me resultaron excelentes en coción y sabor. También nos traen unas conchas finas en una salsa que sabían demasiado a kepchup. Fue el plato que menos me gustó.

Después, como no podía ser menos, un plato típico malagueño, el espeto de sardinas. Para quién no lo sepa, el espeto se cocina en una pequeña barca con una base de arena y fuego de leña a la temperatura justa.. Las sardinas se ensartan en una caña y se colocan a la debida inlinación junto al fuego. El resultado es una sardina hecha al fuego pero con la carne en su punto. Delicioso.


Calamaritos

Continuamos con unos calamaritos fritos ( también llamados puntillitas), plato muy solicitado en la costa y que nunca falla, adobo frito de sabor suave y, como no, unos boquerones fritos que no pueden faltar en una mesa marinera malagueña.
De postre cada cual pidío lo que quiso y yo decidí probar helado de turrón traido de Lauri, una de las heladerías con más solera de Málaga.
El servicio estuvo atento y fue eficaz, no se puede pedir más.
Adobo

No podían faltar los boquerones

Tengo que deciros que la cena estuvo perfecta. La compañía, la conversación viajera y la cálida noche se septiembre hicieron el resto, por lo que la velada fue excelente. Espero que mis colegas bloggers se lleven un buen recuerdo de esta cena típica malagueña.
Y si alguno de ustedes van a probar este restaurante junto a la playa, no duden en contarme su experiencia para mejorar este blog gastronómico.

¡¡Hazte fan en Facebook!! Ya somos casi 300. ¿Nos ayudas a seguir creciendo?